14.3.07

Pausa







Estoy en un restaurante de mi barrio, estoy comiendo sola. Un momento tranquilo que aprovecho para estar conmigo misma, para escribir, para reflexionar, sin prisas, para mi. Oigo las conversaciones de mi alrededor, lenguas extranjeras que se mezclan con el catalán. Dejo volar mi imaginación, me traslado a otra ciudad, Amsterdam, ciudad de los canales, en primavera, con esa luz tan especial y rodeada de tulipanes de colores. Siento la brisa en mi rostro, percibo sus olores. Camino por sus canales esquivando a las bicicletas, me dejo llevar, mis pasos son pausados, a un ritmo que me permite empaparme de su esencia.



Despierto, me traen la ensalada. Estoy consciente y atenta saboreando mi comida, disfrutando de cada bocado. Sigo oyendo las conversaciones a mi alrededor, sus risas. Me siento parte de un concierto fantástico, me siento viva y siento mi energía desbordándome. Soy feliz.

6.3.07

Calma


Es agradable sentirse en calma, segura de una misma y con la certeza de saber que en la vida todo pasará. Todo es efímero y fugaz y solo cuenta el momento presente, y los sentimientos actuales. Estar consciente y apreciar los momentos que te hacen sentir.

Tengo la tendencia a cambiar las situaciones a mi incumbencia y cuando no lo consigo me fustro. Ahora intento vivir más relajada, dejarme llevar y aceptar las situaciones tal como son, no quiero cambiar ni nada ni a nadie, con la libertad de saber que si no me gusta la rechazo. Apreciar la esencia y respetar los ritmos.

Escucho más a mi corazón y lo que realmente quiero, no hacer lo que los demás esperan de mi, sino lo que siento yo.
Con esta actitud por fin me siento libre, dueña de mi tiempo y mi destino, abierta a la vida, al cambio y a vivir más intensamente los días. Quizás éste es mi propósito en mi vida, ser feliz, amar y hacer lo que uno quiera.