18.7.07

Piratilla




Hará unos meses leí una frase que me llamó la atención "La verdad no se dice, se vive". No la entendí en su momento, pensaba que la verdad es algo que hay que explicar, hay que hacer entender. Estaba equivocada. Este mediodía una amiga me ha llamado y hemos estado hablando y filosofando y de repente me he acordado de la frase y creo haber entendido su significado más profundo. La verdad es algo mucho más que unas simples palabras, es algo inherente a nosotros, es vivir siendo congruente con nuestros sentimientos y con nosotros mismos. He tenido una temporada en la que he estado huyendo, disfrazando mi verdad sin afrontarla directamente, quiero dejar de huir de mi misma. He vuelto a coger el timón de mi vida siendo un poco piratilla, la verdad y me siento más libre, intento dejar de engañarme a mi misma y llevarme lo mejor posible conmigo. No se si realmente he entendido la frase, quizás dentro de unos años la lea y vea otros matices, será estupendo seguir aprendiendo.

12.7.07

Vacaciones..........


Estas última semana me ha costado muchísimo concentrarme para poder trabajar y estas dos últimas mañanas encima he tenido que luchar contra las adversidades tecnólogicas, mi correo electrónico me lo tengo que bajar desde otro ordenador del que no puedo enviar los mails y hoy he tenido una pelea, que por supuesto he perdido, con un papel atascado en la fotocopiadora, así que he tenido que emigrar a otro ordenador para imprimir y enviar un simple fax, uffffffffffffff. En el coche he pensado que ya basta, demasiadas señales, necesito unas muy merecidas vacaciones y evitarme de esta manera por lo menos las tensiones del trabajo. Me dedicaré a cuidarme, leer, escribir, fotografiar, andar, ir a la playa, reír, compartir, respirar y dormir. Sin presión vivir el ahora y el aquí, disfrutando de mis pequeños placeres y ser congruente con mis sentimientos.

3.7.07

Equilibrios y malabares

Sigo en la cuerda, sigo caminando despacio con pasos seguros y con decisión. Hace poco caí de la cuerda, me ha costado volver a subir, pero creo haberlo conseguido. Mi error esta vez hacer equilibrios y malabares a la vez, confiando que tenía una red que pararía el golpe y no fue así. Cuando caí me di cuenta que realmente estaba sola en el suelo, dolida y sin energía. Decepcionada y cansada miré hacia arriba y mi grata sorpresa fue que habían otras redes y personas que se preocupaban por mi, me di cuenta de quien estaba y quien no. Es duro pero es real. Ahora he vuelto a subir, con ilusión y confianza y he aprendido una lección que no olvidaré.