13.8.08

Un pulso


Miro a mi alrededor, lucecitas, colores y personas que se mueven, respiran, ríen, lloran, recuerdan, trabajan, sienten, se enfadan... Todos y cada uno de nosotros vive de la mejor manera que sabe, sin juicios de valor ni prejuicios, no sabemos hacerlo mejor. Con respeto y mucho amor observo, siento y actúo bajo este prisma. Doy en cada momento lo mejor de mi, aprendiendo en el amor. No hay defensa ya que no existe ataque solo incomunicación y falta de comprensión.

Cada día en la escuela de la vida, un trabajo y una aventura de la que día a día estoy más entusiasmada.