26.9.08

Teoria y práctica


El respeto y el amor, conceptos tan utilizados, analizados y conceptualizados y que complicados de llevar a la práctica total. El respeto hacia toda forma de vida, pensamiento y acción y el respeto hacia uno mismo. Tan básico y sencillo resulta decirlo y como de manera habitual nos entrometemos, decidimos e imponemos a los demás nuestra manera de ver la vida, juzgando situaciones que para nosotros no son positivas y en las que tenemos una idea vaga de lo que es o lo que puede llegar a ser.

El respeto con amor aún es más difícil de gestionar, porque a todo lo descrito anteriormente hay que añadirle el sentido del amor compasivo, sin sentirnos dañados e impotentes.

Hay situaciones y días en los que estoy más consciente del respeto con amor, son días en los que me siento especialmente vulnerable y me agoto, me entristece percibir tanta violencia los unos con los otros, tanta falta de amor en nuestras vidas. Son días devastadores.

Dudo a veces si no es mejor volver atrás y entrar una vez más en el vorágine de negatividad y agresividad. Dudo si me estoy equivocando en mi camino. Dudo cuando me siento diferente y agotada. Dudas importantes que me muestran el camino recorrido y el avance de mis pasos. Dudas que me hacen más fuerte y segura de mi camino, no hay marcha atrás. La vida es así y lo más bonito de todo es que podemos construir un mundo mejor, una utopía que la llevo a práctica a diario, en mi familia, en mi hogar, mis amigos, mi trabajo, mis vecinos, en mi, ofreciendo a la vida todo lo mejor que tengo, lo que soy. Agradezco cada minuto que paso en la escuela de la vida.

11.9.08

Nuevo curso


Septiembre es un mes de inicio, después de disfrutar de unas estupendas vacaciones tranquileta con mi familia inicio un nuevo curso. Para mi niño significa su primer día de colegio, su formación académica empieza el próximo lunes. Como madre enamoradisima, me siento muy orgullosa de verlo crecer tan fuerte y feliz.

Para mi se inicia un nuevo curso de aprendizaje interior. Estas vacaciones me han servido para asimilar todo el conocimiento y experiencias del pasado año. Me doy cuenta de mi crecimiento y valoro mucho mis pequeños avances. Estoy dispuesta a seguir este año a por nuevos retos y nuevas ilusiones, siendo cada día un poco más consciente. Tengo a mi lado a mi pareja, un maravilloso compañero de viaje con el que comparto mi día a día, cada nuevo día en la escuela de la vida. Gracias amor!