1.7.11

Pepi II Behenu Reina de Egipto

Behenu fue una reina del antiguo Egipto, de la VIª dinastía, que reinó en Egipto de 2.374 a 2.192 antes de Cristo. Han encontrado un equipo francés su pirámide y su cámara funeraria hace poco tiempo , en la necrópolis de Saqqara. La perculiaridad de su cámara reside en que Behenu fue la primera reina de Egipto que inscribió en su tumba los jeroglíficos sagrados que la guiarían a la eternidad, a fundirse y brillar eternamente junto a las estrellas y guiar a los seres humanos bajo la forma de una estrella. Los egipcios temían a la muerte como un enemigo al cual hay que vencer para no seguir en la rueda de encarnaciones y poder liberarse así del sufrimiento. Estos escritos secretos eran solo esculpidos en las tumbas de los faraones, siendo ellos los únicos que podían optar, según su religión, de la inmortalidad. Behenu mujer de poder, casada pon Pepi I y después de su muerte se casó con Pepi II.Las mujeres de Pepi II recibieron autorización para grabar en las paredes de sus panteones una fórmulas mágicas reveladas por primera vez en la pirámide de Unas, último emperador de la V dinastía. Esta es la primera ocasión, conocida, de textos en una pirámide femenina. La identificación de una reina con Osiris quedó grabada en la piedra. Estos textos forman una trinidad jeroglífica en la que queda plasmado uno de los principales ideales del Antiguo Egipto: La victoria sobre la muerte.

La pirámide es un lugar totalmente estudiado donde cada cámara contiene las indicaciones precisas para que el alma no se pierda y pueda ascender por el túnel ascendente que lleva a las estrellas. Es bonito ver como las paredes están todos recubiertas de jeroglíficos alertando a través de animales salvajes de los peligros de volver a reencarnarse y otras paredes alentando a que suba, que se dirija al cielo. El techo recubierto totalmente de estrellas que guían al alma hacia su hogar.
Las pirámides están ubicadas estratégicamente y orientadas hacia su misión, siendo receptoras y emisoras de alta frecuencia. Se dice que una vez el alma del faraón consigue salir y llega a la inmortalidad, suele frecuentar su pirámide para alimentarse y reponerse de su viaje, ahora si que sin ningún peligro de volver a reencarnarse.
Behenu fue una mujer líder en su época y consiguió en tiempo de hombres inscribir su libertad en las paredes de su pirámide. Espero que el alma de Behenu siga visitando su tumba y siga su camino hacia las estrellas.