28.9.13

Tàpies enamorado de su trabajo

          Tuve la oportunidad de visitar la Fundación Antonio Tàpies en Barcelona el pasado mes y me llevé una grata sorpresa. 

          Nunca había entendido su arte y sólo entrar en la sala de exposiciones me turbé. En ese momento pensé que su arte abría nuevas formas de entender el mundo y de expresarlo, una antigua barrera de mi ego fue barrida. 

          ¿Qué era lo que no quería cambiar? Me paseé por las salas salas, por la terraza y su calcetín, y me senté ha ver una filmación de los años 70 en los que se veía a Tàpies creando y sus obras a través de una música hipnotizadora y fue allí donde me enamoré, fue al ver cómo el artista estaba entregado a su creación y cómo era un canal de inspiración en los reinos abstractos de la mente, el sentimiento y la intuición. 

          Entregado a crear mediante formas y texturas rompiendo el cuadro típico y los lienzos habituales, introduciendo nuevos materiales y transformando los límites en nuevos horizontes. Creo que lo último que pensaba el artista era en si iba a gustar o no, si lo iban a entender. Un nuevo horizonte se abrió en mi mente y una antigua creencia murió, que maravilla cómo a través del arte se amplían conocimientos.

Marta Tadeo
Ciudadana de la vida.
Foto de Marta Tadeo
Obra: Jesús Ángel Agustín