11.4.14

Barcelona/Madrid

   
     Cuando una viaje en coche puede ver como el paisaje cambia, como la vegetación es distinta, como todo va cambiando conforme uno avanza. De Barcelona a Madrid nunca había ido en coche, siempre había ido en avión, y me había perdido sus caminos, sus atardeceres, sus gorriones.
La semana pasada tuve la oportunidad de poder acariciar las aceras de Madrid, cómo dice una canción de Drexler, poder disfrutar de su aroma, de su amabilidad y su caos. Un viaje bonito que me desveló de creencias infundadas. 


     Desde pequeña ha vivido la falsa competencia, que no se a quién le beneficia, entre Barcelona y Madrid, para mi un absurdo ver cómo nos han puesto en contra de quién. Me parece una manipulación sin escrúpulos de aquéllos que les beneficia que sigamos enemistados, porque a decir verdad, no tiene sentido la competencia. 

     Cada ciudad posee un alma y un carácter y por este motivo la hace única, bella y hermosa si los que viven en ella son felices y se sienten bien. 
Madrid tiene un carácter amable y lleno de sabiduría, Barcelona tiene un carácter emprendedor y audaz, sería bonito que las dos ciudades en lugar de seguir enemistadas pudieran colaborar, pudiendo nutrirse ambas de sus caracteres y creando un mosaico con sus saberes y experiencias. Desde este punto de vista las dos saldría ganadoras, ¿qué pensáis?