31.8.14

Acabar con el hambre en el mundo




    Cuando estudiaba en la facultad de Trabajo Social aprendí que el hambre en el mundo no es por falta de recursos naturales o porque no halla comida para todos, nada tiene que ver, sólo con los excedente de comida que se tira se podría paliar el hambre en todo el mundo, pero que pasaría si los excedentes se regalaran a los lugares donde hay hambre. La economía del país se hundiría y la pobreza sería peor que antes.

     El sentimiento de impotencia cuando sabes que hay suficiente para todos y que hay niños que mueren de hambre y sed es un peso y una responsabilidad que todos los países desarrollados han de asumir y sus ciudadanos, ya que está en manos de todos construir una sociedad más justa.

     Vivimos sumergidos en una sociedad del consumo y los derechos humanos han pasado por detrás que los derechos del consumidor y las ganancias, no hay escrúpulos en destruir los recursos naturales, las economía e independencia de un país, de sus habitantes, para que unos pocos se hagan más ricos de lo que aún son.

     ¿Qué podemos hacer? Pienso que las acciones han de ser a una escala cercana, es decir, para que la economía no siga expoliando a los más necesitados mi consumo ha de ser responsable, he de comprar sabiendo quién lo ha fabricado, en qué condiciones trabajan, a qué precio. Y esta reflexión en todos nuestros productos, tanto de consumo diario como nuestros ahorros, dónde tengo mis ahorros económicos, qué están haciendo con mi dinero, a qué se destina. Son preguntas que si queremos cambiar las cosas nos debemos hacer y averiguar la respuesta, muchas cosas cambiarían si asumieramos nuestra responsabilidad y ejercieramos nuestro poder. Poco sirve cuando vemos las imágenes en la televisión de hambruna y nos piden que colaboremos económicamente, quizás lo único que hacen es activar nuestro sentimiento de culpa, expiándolo con dinero que no sabemos a donde va y con que fin, puede ser que nuestro dinero donado a ONG sea para seguir enriqueciendo a las grandes farmacéuticas que han inventado unos sobres para acabar con el hambre en el mundo y seguir ganando dinero a costa de la miseria y la culpa. 

     Responsabilidad, conciencia y amor unas máximas que es saludable para nosotros mismos y para los demás que tengamos en mente, para aplicarlo dentro de nuestras posibilidades. Seguro que sabemos de personas que están pasando un mal momento y les podemos ayudar a que no traspasen la línea de la pobreza y puedan remontar sus vidas de forma independiente. 

     Hágamos entre todos una sociedad más amable, justa y pacífica. Es la clave de la felicidad.

Marta Tadeo
www.martatadeo.com

Fotografía: Marta Tadeo

15.8.14

Un precio demasiado alto


     Alguna vez te has preguntado ¿a costa de quién vives? ¿ Cuál es el precio que pagas por mantener tu estilo de vida? 

     En los países occidentales nos hemos acostumbrado que nuestro bienestar está por encima de todo, poco nos importa de dónde vienen los alimentos que  comemos y cómo viven aquellos que los producen, cómo hemos transformado grandes extensiones de tierra en monocultivos para que sea más rentable para unos pocos. Poco nos preguntamos de la ropa, electrodomésticos, enseres, muebles, tecnología de quién la fabrica y en qué condiciones. 
     Tenemos la falsa ilusión que todos viven bien y felices y aquello que vemos por la tele ocurre muy lejos de nosotros y que no nos ocurrirá nunca. Disfrutamos de bienes que muchas veces son exagerados respeto nuestras necesidades y tampoco los valoramos lo suficiente, cómo si nunca fuera suficiente cada vez más estamos más desconectados de nosotros mismos. 
     Cuando me hago consciente que formo parte de este engranaje, que mis acciones y mis pensamientos no son conscientes con la globalidad una parte de mi se desgarra, grita y me alerta.... Muchos seres sufren condiciones abusivas e injustas y sólo nosotros, cada uno de nosotros tenemos la capacidad de detenerlo, de ser honestos con nosotros, de valorar la vida por encima de todo, de agradecer todo aquello que tenemos,  de ser conscientes del la vida en su totalidad y de nuestra particularidad. Porque aquello que pensamos, creemos y hacemos nos hace lo que somos, por este motivo es tan importante que lo hagamos desde la consciencia y el amor, que volvamos a conectar con nuestro cuerpo y nuestro espíritu para vivir en plenitud la vida.

Marta Tadeo
Terapeuta, escritora y fotografía artística. 
www. martatadeo.com

11.8.14

Otra dimensión.....

   
      Durante mucho tiempo se ha negado en todos los ámbitos cualquier realidad que no fuera nuestro dimensión material, más allá de las leyes de la física y de la química (creadas y formuladas por los humanos) cualquier cosa que sucediera y no se podía explicar con el método científico la respuesta es que no existe. De este modo nos hemos creado un mundo aséptico, sin emoción, donde todo pasa por la razón, lo racional, lo mental.... y ha sido muy bueno todo este tiempo en el que hemos abandonado todo aquello que sentíamos para ceñirnos a lo que se veía y darle explicaciones, porque el ser humano ha sido capaz de poder destripar la materia a unos límites increíbles, nos tenemos que felicitar por todo el trabajo hecho....

      Pero que ocurre cuando científicos empiezan a explicar que la materia solo es el 0,009 de lo existe en el universo¿ y el vasto resto?.... Como en un iceberg solo estamos viendo una pequeña porción de la existencia y muchos de nosotros aún sigue diciendo que el iceberg sólo es lo que emerge de la superficie del agua.... en otras palabras, muchos científicos aún niegan la existencia de muchos fenómenos que no pueden explicar con sus teorías....

   
     Del conocimiento del cuerpo humano, el mundo occidental, ahora empieza abrirse a nuevas formas, empieza a entender que además de un cuerpo físico existen otros cuerpos sutiles, cuerpo etéreo, mental, emocional, espiritual, que existen lugares en nuestro cuerpo donde se concentran grandes cantidades de energía y que se reparte por caminos (meridianos) para alimentar todo nuestra estructura. Empiezan a explicar que cuando la enfermedad llega , empezó en esos otros campos sutiles, que ya estábamos avisados, que no es de repente, que hay un proceso. 

     Los intelectuales empiezan a decir que todos estamos conectados, que con la mente podemos llegar a estados de conciencia donde el ser se expande y podemos recibir información fuera de nuestro conocimiento.

     Cuando escucho estas nuevas y viejas formas de entender el mundo, cuando veo que la ciencia y el espíritu se encuentran en el camino, cuando entiendo que todas las visiones son un rayo más de luz en la vasta ignorancia del ser humano, me emociono de sentir que la vida es una gran aventura, que mi cuerpo es divino, que lo que me rodea es parte de mi y yo parte de todo, cómo mi mente se abre a nuevas formas de amar y comprender, entender y experimentar mi entorno y a mi misma, porque la vida es la mayor aventura que jamás viviremos..... hagamos que valga la pena.

Marta Tadeo
Terapeuta, escritora y fotógrafa.

www.martatadeo.com