31.10.17

Noche de brujas


     Estamos en una de las noches más brujas del año, durante este noche los velos de la vida y la muerta es más fino de lo normal y nuestra conciencia puede percibir de manera más clara los mensajes de nuestros ancestros.

      He hablado muchas veces que nuestro árbol genealógico nos ha otorgado con un poder y con un dolor. 

     El poder es la virtud heredada ante la vida, seguro que hay aspectos en vuestra experiencia cotidiana que os resulta fácil, esto es el poder, tan importante y a veces tan invisible porque lo damos por hecho que las cosas son así de fácil. Por este motivo es muy importante que hagamos consciente aquel poder que hemos heredado y agradecer de corazón este gran regalo otorgado.

     Por otro lado, también hemos elegido tener un dolor del árbol genealógico para sanar, por la ley de equilibrio, si tomamos del árbol también hemos de aportar a él. Esta aportación es la sanación de aquello que en nosotros resuena del dolor del árbol genealógico. Por este motivo, también hemos de agradecer la oportunidad de poder aportar nuestro granito de arena en sanar aquello que hemos elegido y hacerlo desde la entrega, la humildad y la alegría de formar parte de esta gran mosaico de la vida.

De corazón, os deseo que esta noche podáis disfrutar de aquello dones otorgados y sanar el dolor heredado.

Feliz noche de brujas,

Con todo mi amor,

Marta Tadeo
una mujer bruja y sanadora.

16.10.17

Sigue doliendo lo innombrable


     Soy una mujer humana, nacida en Cataluña y mis abuelos fueron republicanos. Me llama la atención el vocablo humano que proviene del latín "humus" que significa tierra y el sufijo "anos" que indica procedencia de algo. Una mujer humana, un ser humano de la Madre Tierra que procede de algún sitio.

     Este escrito es un homenaje a lo innombrable. En mi familia nunca se ha hablado de política, recuerdo de pequeña durante las elecciones donde se presentaba Felipe González presionaba a mi padre para que dijera su opinión. Nunca lo entendí, pensaba que era una persona conformista, al igual que mi madre que preferían lo conocido, no molestar y seguir con la vida lo más tranquila posible, no buscarse problemas....

     Estos días, ya a mis 43 años, sigo conociendo la historia de mi familia, una historia como otra cualquiera, llena de silencios. Decir que un familiar tuyo era anarquista durante mucho tiempo en la Dictadura Española, era buscarse problemas, o más aún, que te fusilaran, por este motivo fue un detalle que no me explicaron. Ya mayor tuve que preguntar a mi abuelo que fue a la Guerra Civil en que bando luchó, y su respuesta fue fugaz, "los rojos, cavan trincheras", fin de la conversación. 

     Estos días he estado de viaje con mis padres al Sur de Francia y con la tranquilidad que ofrece el transcurrir del tiempo, mi padre me ha explicado como su padre y sus dos tíos fueron a la guerra civil, siendo anarquistas, mi abuelo en Zaragoza, su tío cerca de Francia y el pequeño de la quinta del biberón a la batalla del Ebro. 

     Quiero ponerme en la piel de mi familia en este trágico momento, mi bisabuela en casa y sus tres hijos en el frente, mi bisabuelo (silencio) y su hermano era un anarquista combatiente. La derrota debió ser frustraste y difícil de congeniar en un pueblo pequeño, mi abuelo no fue encarcelando porque conocía a alguien que lo pudo sacar, su hermano si estuvo en prisión (silencio) y el pequeño llegó a casa también gracias a unos conocidos. 

     ¿Qué pasó durante tanto tiempo con ese sentimiento que hubo en mi familia? sencillamente se dejó de hablar, mi padre heredó el terror, la consigna "mejor no milites en ningún partido", "no te busques problemas", "vive lo más tranquilo posible" y eso es lo que me transmitió a mi, sin entender que era lo que había producido tanto dolor. 

     En mi familia siguen muchos silencios, ya los más mayores que lo vivieron no nos los pueden explicar, pero si que todo el árbol genealógico lo sigue sufriendo.

     Durante este viaje he podido comprender por unos instantes la historia de mi familia y su dolor, que por cierto lo somaticé de manera inmediata en un dolor de garganta brutal. 
Escribir me sirve para dar voz a estos sentimientos que muchas veces han quedado atrapados en mi y que por alguna razón, siguen dando vueltas en mi vida, accionando palancas que me enfurecen o me entristecen, este relato de hoy es un homenaje a mis Abuelos. Mi abuelo materno también lo llamaron a filas los republicanos y no llegó a combatir porque le faltaba un ojo.

Es un homenaje a mis abuelos, mis tíos abuelos, mis bisabuelos y mis primos lejanos, a todos lo que vivieron una represión brutal y aprendieron a callar para mantenerse con vida.

Va por ellos, para que encuentren la paz que en vida se les negó.
Lo siento, perdóname, te amo, gracias.

Marta Tadeo
una mujer humana.